A muchas personas Alicante les suena a playa, a veranos infinitos, a vacaciones, a helados o incluso a turrón. Sin embargo, si hay algo que también caracteriza a la zona es el vino, de hecho, el buen vino. Además, es un lugar que cuenta con excelentes variedades, unas más conocidas que otras. Una de ellas es la Moscatel de Alicante, que encuentra en esta parte del país una localización perfecta, tanto por su clima como por su proximidad al mar. ¿Quieres saber más sobre este excelente caldo? Entonces, no puedes perderte las siguientes líneas, es posible que descubras información realmente sorprendente para ti.

¿Por qué el Moscatel de Alicante es un vino excelente?

Lo primero que queremos explicar es que en la comarca alicantina de la Marina Alta se cultiva la uva moscatel de Alejandría. ¿Eso es bueno o malo? Es excepcional, ya que se considera como una de las mejores a nivel mundial.

Decíamos en la introducción que el clima y la proximidad al mar inciden de forma positiva en esta uva, pero también lo hace en el tipo de vid que soporta largos períodos sin lluvia, sin recibir ningún otro riego. Además, su cultivo no resulta nada complicado y a cambio se obtiene un producto de gran calidad.

Otro dato destacado es que las condiciones especiales de la zona llevan a que la cosecha no sea demasiado abundante, algo que redunda de forma positiva en la calidad del vino Moscatel de Alicante.

¿Qué origen tiene el vino Moscatel de Alicante?

Para conocer el origen de esta variedad de uva tenemos que remontarnos miles de años en el tiempo. Hay que tener en cuenta que en el Alto del Montgó, en concreto en el yacimiento de Benimaquia, se encuentra el que puede ser el lugar de producción de la Península Ibérica más antiguo. Se remonta al siglo VI A. C., cuando los íberos dominaban esa zona.

Pero como sucede con otros avances, no fue hasta la llegada de los romanos cuando se incrementó el cultivo de la vid y la producción de vino. Principalmente a través del puerto de Denia, que era uno de los más importantes de la época, los caldos de la Marina Alta llegaron a Italia e incluso al norte del continente africano.

Con el fin de la dominación romana y la llegada de los musulmanes, el cultivo siguió creciendo, ya que se consumía la uva como fruta y también como pasa. Sin olvidar, que se utilizaba para elaborar ciertos productos relacionados con la alquimia, por su aporte de azúcar.

El tiempo sigue pasando y la producción de vino pierde peso, ya que se intensificó la de uva pasa. De hecho, para el siglo XIX el puerto de Denia se llegó a convertir en el más importante a la hora de suministrar este producto.

Las pasas tenían como destino principal Inglaterra, la razón es que eran uno de los ingredientes principales de uno de los postres británicos por excelencia, el plum cake. Pero también se exportaba a Francia, Estados Unidos y Canadá. Además, el vino alicantino cada vez tenía más adeptos. Gracias a estas exportaciones la comarca gozó de una gran prosperidad económica.

Esta fuerte demanda llevó a que los cultivos se extendieran más allá de la Marina Alta llegando a otras zonas de Alicante e incluso a Valencia. Denia fue la localidad más beneficiada de este comercio, se construyeron nuevas viviendas y llegó el tren a la población en el año 1884.

¿Qué más significó el Moscatel en Alicante?

Alrededor del cultivo de la uva moscatel se crearon nuevas viviendas de lujo y los famosos Riurau, una edificación rural de la zona, que está especialmente diseñada para proteger el cultivo de pasas. Hoy en día todavía quedan algunas de estas construcciones en muy buen estado y pueden visitarse.

Para secar las uvas se escaldaban mezclando agua y sosa cáustica y después se colocaban en unas placas hechas con cañas y se dejaban al sol. Ahí lentamente se iban secando, eso sí, por la noche se retiraban los racimos y se colocaban en los Riurau para resguardarlos de la humedad. Se separaban por medio de unas maderas para que el aire siguiera circulando a su alrededor. Por la mañana se volvían a poner al sol. A los cuatro días se daba la vuelta a los racimos y en apenas una semana las uvas se habían transformado en pasas.

¿Cómo afectó la filoxera al Moscatel de Alicante?

Pero los buenos tiempos no podían durar para siempre y a comienzos del siglo XX todo cambió. Fue en sus primeros años cuando la plaga de la filoxera llegó a la comarca alicantina de la Marina Alta.

Es cierto que para entonces otras muchas zonas de la península ya estaban afectadas por esta terrible plaga, pero la Marina Alta resistía porque sus cultivadores no querían utilizar cepas de Estados Unidos. Aunque eran mucho más fértiles no les convencían. Por fortuna, ya que muchas escondían al insecto responsable de la filoxera.

Por si fuera poco, casi de forma simultánea se implanta en Estados Unidos la Ley Seca. Los americanos transformaron su gran cantidad de uvas en pasas en lugar de en alcohol. En ese momento nace un rival con el que la zona difícilmente puede competir.

Ante esta situación, muchos agricultores decidieron sustituir las vides por el cultivo de cítricos o de almendras. Los que siguieron apostando por las uvas, optaron por variedades que resistían el ataque de la filoxera.

Años más tarde el crecimiento urbanístico de la zona también terminó con grandes zonas dedicadas al cultivo en general y al de la vid en particular.

A pesar de las dificultades, algunos románticos decidieron que el Moscatel de Alicante no podía perderse y fundaron diferentes asociaciones para cuidarlo. Además, hay varias bodegas que se han volcado en el cultivo de las uvas moscatel y que están bajo la Denominación de Origen Protegida Vinos de Alicante.

¿Cómo es la uva moscatel de Alicante?

Después de conocer la apasionante historia del vino Moscatel de Alicante, llega el momento de descubrir más aspectos de esta uva. Ten en cuenta que la vendimia se da en los últimos días de agosto y en los primeros de septiembre. Siempre se limpian los racimos para dejar solo las uvas de mayor tamaño y mejor aspecto.

Si tuviéramos que describir cómo es la uva moscatel que se cultiva en la zona de la Marina Alta alicantina tendríamos que hablar sin duda de su intenso aroma y de cómo se utiliza para crear distintos vinos. Por ejemplo, blancos, espumosos o mistela. Por supuesto, también se siguen convirtiendo las uvas en deliciosas pasas que aún triunfan en todo el mundo.

Si visitas la zona cerca de la época de la vendimia te sorprenderá el tamaño que llegan a adquirir las cepas más longevas. Pero si resides cerca, y puedes acudir con frecuencia, podrás percibir cómo van cambiando las vides según pasa el tiempo.

¿Y tú, has probado ya la uva moscatel de Alicante? Si no lo has hecho, es el momento de que descubras alguno de los deliciosos vinos que están hechos con ellas. Percibirás ciertos matices que te trasladarán a esta zona tan especial de la península y seguro que te enamora como lo ha hecho a lo largo de la historia a quienes lo han disfrutado.