ENVÍO GRATIS POR SÓLO 6 BOTELLAS DE VINO A TU ELECCIÓN

O POR PEDIDOS > A 90 € DE CUALQUIER PRODUCTO

Carrito

No hay productos en el carrito.

¿Qué es un vino vegano?

¿Qué es un vino vegano?

¿Qué es el vino vegano? Es una pregunta que se hacen muchos de nuestros clientes. Un vino vegano debe reunir unas características concretas para considerarse como tal. Ante una demanda creciente de este tipo de productos, muchos viticultores han decidido producirlo para atenderla, así como para difundir valores como el respeto por la naturaleza, el medio ambiente y a los animales. Pero, antes de hablar sobre el propio vino, hablemos de qué es el veganismo. Solo así entenderemos la motivación de las personas que buscan un vino vegano; por supuesto, esto no evita que cualquier persona pueda disfrutar de él, es más, ¡es algo que os recomendamos!

¿Qué es el veganismo?

Una persona vegana es aquella que se abstiene totalmente del uso o consumo de productos o servicios con origen animal. Podemos hablar de alimentación, vestimenta, medicación y todo lo que nos podamos imaginar para su uso diario. Ahora bien, para este artículo nos interesa principalmente el veganismo alimentario, que es el que afecta a los vinos.

El veganismo alimentario también es conocido como vegetarianismo estricto y, como indicábamos, se refiere a aquellas personas que no consumen alimentos procedentes de animales, desde la propia carne hasta productos derivados como huevos o leche, entre otros.

La pregunta es, entonces, ¿cómo afecta el veganismo a los vinos? Vamos a explicároslo.

¿Puede un vino ser vegano?

La respuesta es sencilla: sí, un vino puede ser vegano, pero no todos lo son.

Generalmente, los vinos se someten a un proceso de clarificación para limpiarlo previamente al embotellado. Este sistema se realiza con productos de origen animal, como puede ser la albumina de huevo (también conocida como clara), la caseína derivada de la leche, gelatina procedente de cartílagos de animales como el pescado, o la ictiocola, que se obtiene de la vejiga natatoria de peces. Además, para los vinos rosados también se utiliza sangre de cordero o ternero, aunque parezca difícil de creer.

Después de leer el párrafo anterior, seguramente comiences a tener claro que no todos los vinos son aptos para las personas veganas. Aunque se trate de un producto de origen vegetal, durante el proceso que permite dar nitidez al caldo, se hace uso de productos de origen animal que eliminan esta posibilidad.

¿Es el uso de estos productos negativo? No, prácticamente todos los vinos lo hacen, sin embargo, lo convierte en un producto sometido a productos de origen animal. Además, la normativa de etiquetado no obliga a indicar los productos utilizados en este proceso.

Junto a todos estos elementos de origen animal que hacen que un vino no sea vegano, también se utilizan otros que sí son aptos para las personas que han decidido esta opción: anhídrico silícico de origen químico, alginatos extraídos de algas o la bentonita de origen mineral. Pero su uso se hace en combinación con los antes descritos.

En definitiva, la mayoría de los vinos no son aptos para consumo vegano.

Viñedo para vino vegano

¿Y cuándo un vino es vegano?

Actualmente, no existe ninguna legislación en España que indique cómo debe ser un vino vegano, pero sí existen procesos que eliminan el uso de cualquier producto de origen animal que han comenzado a desarrollar algunos viticultores, como son nuestros compañeros de Vinessens.

Además, existen otras entidades europeas que sí garantizan el consumo vegano de los vinos, sean tintos, blancos o rosados. Este es el caso de la Unión Vegetariana Española y su Certificación V-Label o de The Vegan Society; ambas certifican que durante el proceso de fabricación del vino vegano no se ha utilizado ningún producto animal.

Para sustituir estos productos, además de los citados anteriormente que sí pueden consumir, se utilizan proteínas de vegetales procedentes de las patatas y los guisantes. Junto a esto, comparten características con los vinos ecológicos en cuanto al bajo nivel de sulfitos añadidos para combatir bacterias y retrasar la oxidación, puesto que durante la fermentación del vino ya se generan sulfitos endógenos.

Por tanto, si quieres asegurarte de que un vino tinto es vegano, o uno blanco, o el que te apetezca en ese momento, lo mejor que puedes hacer es comprobar si posee alguna de las certificaciones que lo garantizan.

¿Dónde puedo comprar vino vegano?

En Tesoro del Mediterráneo nos gusta lo local y si, además, se cuida el medio ambiente, mejor que mejor. Por ello, damos cabida en nuestro catálogo de bodegas locales también a productores de vinos veganos. Un claro ejemplo es el vino blanco vegano de Vinessens, en sus tipos Essens y Salino, o el vino tinto vegano de La Casica del Abuelo.

En definitiva, los vinos veganos tienen una filosofía de respeto tras su producción, que cuida del medio ambiente y trata de mantener el equilibrio con la nauraleza a través de no utilizar ningún producto animal en su fabricación. Si estás buscando un vino vegano o simplemente tienes curiosidad por comprobar si hay matices en su sabor, no lo dudes, comprueba el catálogo de Tesoro del Mediterráneo y seguro encuentras lo que quieres.